miércoles, 30 de septiembre de 2015

Paper Towns

Este es ya el cuarto libro de John Green que leo, tres de los cuales han sido en inglés, contando este, por supuesto. Leer este libro y escribir su reseña (ya lo siento), me ha costado más de lo que pensaba. Pero no ha sido por que fuera aburrido, ni mucho menos. Más bien ha sido porque no ha conseguido atraparme tanto como para tener ese deseo irrefrenable de seguir leyendo.



Quentin es un estudiante de instituto bastante normal. Tiene dos buenos amigos y un amor platónico que resulta ser su vecina de enfrete, Margo Roth Spiegelman. Margo es como la abeja reina del instituto, parecería que la vida del edificio girara entorno a ella. Ella es la chica que vive las aventuras más excitantes, la chica que todos los chicos desearían tener.

Y un día, o una noche más concretamente, acude a Quentin, su amigo de la infancia, a pesar de que los años en el colegio los hayan ido distanciando. Ella quiere llevar a cabo uno de sus planes maestros, éste ideado para vengarse de todas aquellas personas relacionadas al hecho de que su novio le pusiera los cuernos, ya sean su novio y la chica con quien se acuesta, o aquellos que consideraba sus amigos pero a pesar de saberlo no se lo contaron. Después de esa noche inolvidable Margo no vuelve al instituto, y es entonces cuando Quentin empieza a seguir el intrincado camino de migas de pan que no llevan a ningún lugar en concreto.



Es cierto, a pesar de la intriga de saber dónde está Margo, el libro no tiene un ritmo especialmente adictivo. De hecho, es un libro bastante reflexivo, tal y como el personaje protagonista que lo narra, Quentin. A pesar de que durante el transcurso del libro Quentin y los demás personajes hacen una evolución paulatina, me ha dado la sensación de que no han llegado a tener esa tridimensionalidad que otros personajes de John Green consiguen. Quizá a excepción de Quentin, los personajes se han ahondado de una forma bastante superficial, en mi opinión. Puede ser por todos los esfuerzos de los propios personajes en ahondar en la personalidad de Margo.

En cuanto a ella, es un personaje que brilla por su ausencia, literalmente. Lo que hace que esté presente en el libro es precisamente su ausencia. De esta forma, solo conocemos a Margo a través de lo que Quentin siente y piensa sobre ella, así como por lo que otros personajes le dicen de ella. Margo es el eje entorno al que gira la trama y la búsqueda, que en este caso pueden considerarse casi lo mismo. Además, la evolución de la personalidad de Margo está directamente ligada a la evolución de Quentin, y cuando por fin descubra a la verdadera Margo, ésto también le hará darse cuenta de un par de cosas.

He oído bastante polémica en cuanto a Margo, si es tu personaje favorito o lo odias a muerte. Precisamente por lo que he dicho antes, los prejuicios que la opinión de Quentin pueda transmitirnos son realmente lo que forma su personalidad. Con respecto a sus decisiones, está claro que es una chica que se deja llevar por sus impulsos, y que realmente tiene muchos temas pendientes de los que quiere huir, esos hilos que la atan o la dejan a merced del viento cuando se sueltan. Así que yo no diría ni que la amo ni que la odio. Sí acaban desarrollando un gran cariño por Quentin, eso es inevitable, pero hacia Margo creas cierta expectación. Esperas que no le haga daño a Quentin, y de alguna forma esperas una de las dos reacciones polares: o bien que esté esperando a Quentin con los brazos abiertos, o que éste no le importe en absoluto; y cualquiera de las dos la temes.

Como ya he dicho, Paper Towns no es un libro especialmente ágil ni adictivo, pero sí es un libro que te puede hacer pensar mucho. Tiene bastante filosofía, que desarrollan tanto Quentin como Margo, y que no es una forma de pensar muy común. Además se puede ver cómo esta filosofía va calando en la forma de pensar de Quentin, al mismo tiempo que va calando en la tuya. Te hace reflexionar sobre las convenciones sociales, sobre el sentido de la vida, sobre las relaciones entre las personas y sobre el desarrollo personal de cada uno. Y ese enriquecimiento del pensamiento siempre es algo a valorar.



Así pues, de Paper Towns me quedaría con Quentin, con la filosofía de Margo y con el viaje personal que todos hemos de hacer para llegar a conocernos a nosotros mismos, y que a veces pasa por conocer realmente a los que tenemos alrededor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Otras lecturas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...